Ntra Sra del Rosario Coronada

En 1973 Luis Álvarez Duarte, el mismo año en que se había consagrado como imaginero con la nueva Virgen del Patrocinio de la Hermandad del Cachorro de Sevilla, realiza para la Hermandad de la Expiración su primera obra para Córdoba, una de sus mejores realizaciones de la que después será prolífica producción mariana. Sin duda estamos ante una de las Dolorosas más hermosas de la Semana Santa andaluza.

Con una altura de 165 centímetros, nos encontramos con una imagen heredera de los gustos barrocos –se ha visto en ella el sello de Juan de Astorga-, de gran belleza reflejada en sus rasgos juveniles y su semblante reposado, lo que mitiga el dolor propio de este tipo de representaciones, que se plasma en sus párpados caídos por el llanto y su ceño fruncido. Desvía ligeramente su profunda mirada hacia la derecha, que parece perderse en la lejanía; tiene pestañas postizas, cinco lágrimas de cristal en sus mejillas y para los ojos recurrió el imaginero a la cascarilla; los labios entreabiertos dejan ver los dientes tallados.

Fue coronada canónicamente el 31 de octubre de 1993, por lo que supone su advocación del Rosario arraigada desde siglos en el templo dónde está ubicada, antiguo convento dominico. La corona es de oro, fue diseñada por el propio Álvarez Duarte y realizada por el orfebre cordobés Francisco Díaz Roncero.