Sin pecado

De Piedad Muñoz (1.992), bordado en oro y sedas de colores sobre terciopelo negro según diseño de Fray Ricardo de Córdoba, autor asimismo del óleo central. Mástil rematado en plata de ley de Díaz Roncero, del mismo año.